Yacimiento arqueológico de Flaviobriga -CASTRO URDIALES-

La ciudad medieval de Castro Urdiales se ubicó en el antiguo emplazamiento de un puerto romano del Cantábrico. Según las descripciones de Plinio el Viejo (s. I d. C.), parece ser que ese puerto se fundó por la dinastía Flavia a mediados de la década del 70 d. C. (quizás 74 d. C.). Su objeto fue servir de base económica en la costa para la explotación del mineral, y lugar de descanso y abastecimiento a la navegación de cabotaje.

Según las indicaciones del propio Plinio el Viejo, Flaviobriga se fundó sobre un emplazamiento portuario anterior, de alguna tribu prerromana quizás relacionada con los autrigones: Portus Amanum. En todo caso es poco lo que sabemos de Flaviobriga, salvo que tuvo una longevidad dilatada (a principios del s. VI los arqueólogos todavía han hallado vestigios de vida en la urbe) y gozó de no pocos lujos propios del mundo mediterráneo: vajillas de cerámica romana (terra sigillata); termas de agua fría, templada y caliente; hypocaustum o sistema calefactorio romano; un acueducto que proveía al puerto de agua dulce; mosaicos que no se han conservado, entre otros hallazgos.

En Castro Urdiales se ha preservado un yacimiento arqueológico donde podemos contemplar las cimentaciones de varios edificios, así como dos calles romanas, una de grandes dimensiones, y un pozo quizás para practicar salazones. Mirándolo resulta evidente que las ruinas de la antigua ciudad se extienden por debajo de buena parte de Castro Urdiales, a metro y medio de profundidad. Ese yacimiento se encuentra en la calle Ardigales, 7, y por lo general se abre en verano para ser visitado por turistas y curiosos.

Al yacimiento arqueológico de Flaviobriga se le otorgó la protección de Bien de Interés Cultural en 1996, pero en los últimos años de su exposición ha sufrido bastante deterioro. Debemos esperar que las autoridades y la ciudadanía tomen conciencia de la importancia de esta ventana a la población que hace dos mil años se ubicó donde hoy está Castro Urdiales, y tomen medidas para su mejor protección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *